lunes, 20 de noviembre de 2017

Ruta del Cid. Día 3. Salamanca y vuelta a casa

Nuestro trabajo terminó en una de las ciudades, al menos para mí, más bonitas de España. Tenía especial interés en que disfrutaran de un paseo por la ciudad castellana y apreciaran las diferencias notables con la ciudad que tienen más a mano, Sevilla. Dejamos a un lado el Cid y adelantamos personajes del siglo XV, como La Celestina, y del siglo de Oro, como Lázaro de Tormes. Este fue precisamente el que nos recibió nada más bajar del autobús, a las 11 p.m aproximadamente.



En este puente les volvía a explicar la trama de La Celestina y al huerto de Calisto y Melibea nos dirigimos; disfrutamos de sus vistas y volvieron a repetirse decenas de fotos. Salamanca es una ciudad universitaria por excelencia y mientras paseábamos para llegar a la catedral nos encontramos con calles abarrotadas de jóvenes disfrazados festejando el día de las carreras de Ciencias, ocasión perfecta para derribar el tópico de que en Andalucía estamos siempre de fiesta. Llegamos a la catedral, buscamos la rana, el astronauta y pedimos un deseo, por supuesto, TOP SECRET Muy cerquita de allí disfrutamos de un concierto de violín callejero que nos paralizó durante unos minutos. El paseo continuó con La Casa de las Conchas, La Clerecía y, como no, la Plaza Mayor, donde termina nuestra ruta. Eran las 15h aproximadamente. Almuerzo y tiempo libre.  A las 18h en la parada del bus para volver a casa.  En esta crónica de los tres días, no está todo, pero todo fue así. Las sonrisas, chistes, riñas y demás ingredientes de la convivencia quedan para los 65 que nos embarcamos en este viaje.



Toda actividad extraescolar supone una inversión considerable de energía pero una gran recompensa: darles la posibilidad de conocer más allá de sus fronteras, mentales y geográficas. Chicos y chicas, un verdadero placer.



¿Para cuándo la próxima?

-------------------

Entrada y fotos de Maribel Flores Jiménez, profesora de Lengua y Literatura del IES La Campiña, publicadas originalmente en su blog, Dame tus palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de su publicación