lunes, 20 de marzo de 2017

Reflexión sobre la Olimpiada Matemática, por Teresa Fernández

Existen momentos en la vida de un profesor en los que te planteas si lo que haces permanece en tus alumnos o simplemente sirve para superar el trámite del aprobado. Cuando en una clase se produce una falta de respeto, un “esto para qué sirve”,…, es cuando te paras a pensar si tu trabajo te llena o si te has equivocado y estarías mejor en una mesa de despacho, en momentos como ese,  piensas en el futuro de las nuevas generaciones, en el mundo que nos espera, cuando el mayor interés se deposita en que hoy es viernes. 



Sin embargo, el destino nos da sorpresas, hay veces en que te encuentras con chavales que desean superarse, que quieren salir de lo ordinario, de pronto te encuentras con ellos en la Facultad de Matemáticas compitiendo en la Olimpiada. Ves como esos pequeños personajes entran en las aulas que tú antes has ocupado, pasean por los pasillos y se sientan en primera fila en el aula magna. En ese momento, cuando miras a sus padres emocionados comprendes que tu camino está aquí, que no te has equivocado. 


De repente, todas tus frustraciones pasan a un segundo plano y ves cómo lo que intentamos transmitirles se ha quedado, que nuestra sociedad está a salvo mientras existan chicos y chicas que encuentren en la superación y el conocimiento su satisfacción personal, mientras haya padres que los muevan y lugares donde conseguirlo. 

Muchas gracias por recordar a esta humilde profesora que todavía le queda mucho que transmitir y disfrutar. 

Teresa J. Fernández Maldonado 


3 comentarios:

  1. Suscribo cada palabra. Algunos de estos alumnos fueron «míos», el año pasado en primero. Me siento orgulloso de ellos y también de los otros a los que no les di clase. Un abrazo a todos y a su magnífica tutora. De Isidoro, otro abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ni siquiera soy de ese instituo pero muy buena reflexión por tu parte.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por tu labor. El cariño con que tratas a tus alumnos es digno de alabanza. Gracias por todo.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados antes de su publicación